Hambre insaciable

Hambre insaciable

Doctor, desde que tengo la diabetes siempre ando con hambre.

Probablemente cualquiera que te oiga esto no le llamará la atención, o pensará que es una condición personal o del estado mental de la persona que aqueja estas sensaciones.

Pero todo tiene su lógica. La lógica de esta es, que comemos mucho, pero no nos alimentamos.
Hay que entender, que no es lo mismo comer, que alimentarnos, lo mismo que no es lo mismo beber, que hidratarnos

Y para entender esto, hay que entender que nosotros, nuestro cuerpo, es un gran organismo, relleno de millones de organismos, el nuestro depende la unión de estos y de la eficiencia de trabajo que realicen en grupo.
Cuando comemos chorizo, no le estamos dando chorizo a nuestras células, ellas se alimentan de unos nutrientes muy específicos.
Es por eso que podemos comer mucho, y no estar bien alimentados, y es por eso por lo que tenemos sensación de hambre, nuestro cuerpo pide más y más, y como no le damos lo que le nutre, sigue pidiendo sin parar.

Esto lo saben muy bien los diabéticos, que pasan de un día para a otro de ser personas saludables a ser diabéticos con problemas.

Las 2 únicas formas de saciar esa hambre, es:

– Hacer grandes ingestas que no solucionan el problema, pero el estómago lleno nos hace sentir la sensación de estar alimentandonos y nos da la sensación de saciedad durante unas horas, pero cuando hemos comido a las 14h, a la tarde ya tenemos ganas de merendar (aunque nunca hayamos tenido la costumbre de merendar)
– Entender la nutrición, cuanto más enfermos estamos, más susceptibles a no asimilar la comida que no nos corresponde (carnes y lacteos). Cambiar de estilo de vida, practicar o probar la alimentación vegetal, para casos más graves quizás la alimentación vegana

Podemos acostumbrarnos a esa hambre insaciable, quizás lleguemos a superar la sensación y olvidarnos de ella, o quizás sea el cuerpo quien se canse de enviarnos las señales.
Llegaremos a superar el hambre insaciable, a base de hacer grandes ingestas y no dejar de picar entre horas.

O podemos buscar el camino correcto, y empezar a alimentarnos con alimentos adecuados y reales.
Con el tiempo y la sanación, esa hambre insaciable desaparece, aunque comas poco.